Inti Yaco

Ciudad serrana ubicada a orillas del río Los Reartes, en el camino que une Villa General Belgrano con la ciudad de La Cumbrecita. Al igual que las demás ciudades ubicadas en la región del Valle de Calamuchita, invitan al descanso y el contacto con la naturaleza. Inti Yaco significa Aguas del Sol en quechua y si que hace honor a su nombre. El color de su paisaje cambia con cada estación, esto hace que sea un lugar para visitar y sorprenderse durante todo el año. Hace alrededor de 40 años que esta ciudad se ha comenzado a transformar en una villa turística por sus características naturales y aguas cálidas gracias a los rayos del sol que bañan sus paisajes.

Para los amantes del turismo aventura, la ciudad ideal para buceo, cabalgatas, mountain bike, travesías 4x4 y el imperdible safari fotográfico. Un lugar con actividades para todos los gustos y para toda la familia. También con inmersiones nocturnas o de bautismo, el buceo en esta zona, es la opción más aventurera para los que buscan un poco de acción. Ideal para disfrutar durante el verano por los hilos de agua que la recorren. Además, a orilla de los ríos se puede realizar descansar en campings, rodeados de la típica naturaleza serrana. El murmullo del agua y la frondosa arboleda que los rodea convierten el lugar en paisajes inolvidables, llenos de color y aire fresco.

En Inti Yaco está prohibida la caza. Se protege mucho la fauna autóctona como pájaros, zorros y liebres. En cuanto a la pesca, se puede practicar usando moscas como carnada. Las saltarinas truchas, son parte de la vista, enmarcado por cristalinas aguas y pinos llenos de verde durante el verano.

El principal atractivo de esta ciudad son los balnearios naturales formados a orilla del río Los Reartes. Han hecho que se vuelva una zona de mucho atractivo turístico debido a que es la zona de mayor serenidad de toda la región. Una curiosidad se encuentra en la zona del Mimbre, donde un vagón de ferrocarril fue acondicionado como bar.

Si viaja a Inti Yaco no puede dejar de visitar El Dique Los Molinos, gran espejo de agua que llega a los 57 metros de profundidad. Este dique regula el caudal del río Los Molinos y se comenzó a construir en 1948. Sobre sus costas se puede ver una infraestructura montada para el disfrute,  ferias de artesanos, restaurantes, clubes náuticos y bares. En el lago además se pueden realizar deportes acuáticos como kayacs, motonáutica, jet ski y hasta de paseos en lancha. Esta zona está llena de propuestas para la práctica de deportes náuticos primordialmente.

Además de contar con campings, cabañas y hoteles donde hospedarse, también se han rescatado vagones de ferrocarriles originales, que se han restaurado y amueblado y que ahora son pintorescas e innovadoras habitaciones. Imagínese durmiendo en un vagón totalmente acondicionado para varias personas, con todas las comodidades de la ciudad pero ubicado en el medio de un bosque de pinos con un color verde asombroso que podrá admirar con sólo abrir las ventanas.